Riesgos contra ganancias!

29 May 2010 | International news release

Debido a la distancia, las corrientes y vientos prevalecientes, el derrame petrolero en las costas del sur de los Estados Unidos probablemente no afectará de manera directa al Caribe. Sin embargo, los eventos ocurridos en las últimas semanas en el Golfo de México deben ser vistos como una seria advertencia para cualquier país que comercialice sus recursos petroleros submarinos, especialmente aquellos que apuestan de manera fuerte al turismo, como es el caso del Caribe. ¿Cómo van ahora gobiernos y actores sociales a sopesar el balance entre ingresos y riesgos?  

Como explicó el Dr William Jackson, subdirector general de la UICN, en una entrevista brindada a la BBC: “el mundo cambió un día de verano de 1858 en un terreno en Pennsylvania, Estados Unidos, donde el mundo comenzó a construir sus primeros pozos de exploración petrolera”. Durante las siguientes décadas, la extracción de petróleo ha llevado a la economía mundial a una situación sin retorno, una limitada y contaminante economía basada en hidrocarburos.

Como consecuencia, incluso sabiendo bien que los yacimientos de petróleo están casi vacíos, la extensión de perforaciones en el área costera ha tenido la última palabra en las decisiones políticas debido a las crecientes necesidades económicas. Las compañías petroleras han eludido concientemente el conocimiento tecnológico en perforaciones petroleras en aguas profundas y la prevención y procesos operacionales para minimizar el riesgo de daño ambiental. Parecieran haber sido dramáticamente olvidadas en tanto estamos observando tristemente el chorro de petróleo cayendo dentro del Golfo de México.

La Administración de los Estados Unidos no esperó para proteger sus $65.000 millones del sector turismo y declaró un estado de emergencia. En comparación con el Caribe, ¿cuántas naciones que están impulsando la extensión de anillos petroleros en sus territorios podrían responder a un desastre de este nivel? ¿Qué es lo que realmente se ha hecho para garantizar la seguridad de las instalaciones en las zona costera? ¿Cómo los gobiernos caribeños harán un balance de la rentabilidad de los contratos de extracción petrolera contra el riesgo de daño ambiental en el futuro? En el mar Caribe se dice que existen dos estratos principales de yacimientos petrolíferos y un número de fallas tectónicas llenas de hidrocarburos y gas. Y mientras las compañías petroleras están planeado expandir sus negocios dentro de los yacimientos en aguas profundas en el Caribe, BP está gastando millones de dólares diarios para contener la mancha de hidrocarburos, dispersando químicos y arruinando los ecosistemas del Golfo de México con casi 500 millones de litros de petrol bruto. Al mismo tiempo pese a la Moratoria de perforación de nuevos yacimientos en la costa anunciada por el presidente Obama el 14 de mayo, a pesar del Acta de Política Ambiental Nacional y el Acta de Especies en Riesgo aplicada en los Estados Unidos, las cuales prohíben proyectos de exploración ir más adelante a menos que brinden detallados estudios ambientales acerca de la minimización de los riesgos potenciales, al menos siete nuevos permisos por varios tipos de perforación y cinco renuncias ambientales han sido concedidas, de acuerdo con registros.

Desafortunadamente, aunque se hagan esfuerzos por limpiar este enorme error, BP no será capaz de eliminar el daño causado ampliamente al ecosistema a causa de esta fuga de combustible. Tanto como la tecnología pueda progresar, los días para el fácil acceso a los hidrocarburos ha finalizado y esto son buenas noticias para el ambiente. Los aspectos críticos de la energía moderna son bien conocidos ya pero la economía se mantiene fiel a sus benefactores. Preguntas han aparecido durante las últimas semanas y vuelven a lo viejo conocido, aspectos económicos están en el balance y los gobiernos deben estar haciendo un simple cálculo: ¿qué es más rentable entre un recurso limitado como el petróleo y un redituable y creciente sector turístico? De hecho los magnates del petróleo ya han dado su respuesta años atrás cuando comenzaron a crear gigantes complejos turísticos en Dubai (Emiratos Árabes Unidos) pensando más adelante en los recursos petroleros.

 

Ulysse Lichtlé

Pasante en Comunicación,
Oficina Regional para Mesoamérica y la Iniciativa Caribe.

Email: ulysse.lichtle@iucn.org