Reserva Natural de las Aves El Paujil

30 May 2013 | Fact sheet

La Reserva Natural de las Aves El Paujil fue creada en noviembre de 2003 gracias al apoyo de American Bird Conservancy y Global Conservation Fund, con el fin de conservar el Paujil de Pico Azul (Crax alberti) endémico de Colombia y en peligro crítico de extinción; además de garantizar la preservación de uno de los ecosistemas más vulnerables que se ha distribuido en el valle del Magdalena medio, el bosque húmedo tropical.

Ubicación y área:
Esta área protegida se ubica en la Serranía de las Quinchas, entre los municipios de Puerto Boyacá, Bolívar y Cimitarra, más exactamente en los departamentos de Boyacá y Santander; respectivamente, su extensión es de 3.219 hectáreas y está localizada entre los 150 y 1.200 m.s.n.m.

Importancia biológica:
En este lugar se han registrado cerca de 360 especies de aves, de las cuales 7 son especies endémicas, 8 casi endémicas y 8 amenazadas; 43 especies de mamíferos no voladores de los cuales 18 están amenazados, 24 especies de mamíferos voladores; 32 especies de anfibios donde se encuentra 1 especie amenazada y 46 especies de reptiles. Asimismo se destacan: la Cotorra cabeciamarilla (Gypopsitta pyrilia), Carpintero bonito (Melanerpes pulcher), Torito capiblanco (Capito hypoleucus) VU, Tiranuelo antioqueño (Phylloscartes lanyoni) EN, Habia ceniza (Habia gutturalis) NT, Mielero turqueza (Dacnis hartlaubi) VU, Mono araña del Magdalena (Ateles hybridus) CR, el Oso andino (Tremarctos ornatus) VU y Nutria del Magdalena (Pteronura longicauda), entre otras.

Clima:

La reserva cuenta con una temperatura anual de 27.8° C; la precipitación es bimodal tetra estacional. El primer periodo de lluvias se presenta entre abril y mayo y el segundo entre septiembre y noviembre; durante estos cinco meses se recibe el 57.62% del total de la lluvia, siendo octubre el mes más lluvioso con 304 m.m y enero el más seco con 64.5 m.m. La humedad relativa promedio es del 78%, oscilando entre el 75% en febrero y agosto, y del 81% en octubre y noviembre (Balcazar et al. 2000).

Características biofísicas:
 Está conformada por bosques primarios y secundarios poco intervenidos, potreros y plantaciones.Conservación: Nuestro programa de conservación impacta 5150 hectáreas en la zona, de las cuales 3000 pertenecen a ProAves y las 2150 restantes es un área en la cual la fundación ejerce presencia mediante recorridos de vigilancia y señalización garantizando la conservación de estos hábitats y su biodiversidad.

En el pasado la zona enfrentó grandes amenazas como deforestación indiscriminada para la implementación de cultivos ilícitos, cacería de especies como el paujil, la danta y mamíferos pequeños. Actualmente con la erradicación de los cultivos ilícitos, la zona presenta algunas amenazas en menor proporción como la extracción de madera y la cacería, actividades que han sido contrarrestadas mediante los procesos de expansión de la reserva los cuales garantizan la protección a perpetuidad de estas áreas boscosas, así como actividades de educación ambiental las cuales buscan generar conciencia de conservación en las comunidades aledañas de la reserva y proyectos sostenibles como mujeres por la conservación que permiten brindar alternativas económicas a los pobladores que anteriormente se lucraban de la explotación de los recursos naturales de esta zona.

A nivel cultural y productivo, el valle medio del rio magdalena y el piedemonte de la serranía de las quinchas, lugar donde se encuentra ubicada la Reserva el paujil, ha sufrido durante más de 5 décadas procesos de deforestación a gran escala por la implementación de actividades ganaderas y la ampliación de frontera pecuaria, por otra parte la presencia de cultivos ilícitos aumentó la presión sobre las poblaciones de fauna silvestre en especial las especies de mamíferos grandes y aves como el paujil. Debido a esto la fundación ProAves creo la Reserva en 2003 con el objetivo de conservar a perpetuidad el hábitat del paujil de pico azul y brindar protección efectiva a las últimas áreas de bosque en buen estado de conservación del piedemonte de la serranía de las quinchas, estableciendo una estrategia de conservación para los bosques húmedos del valle medio del rio magdalena y toda la biodiversidad que estos albergan.