Los océanos cubren el 70% de la superficie terrestre y albergan un universo de extraordinaria diversidad. Más de un millón de especies viven en los arrecifes coralinos solamente, y se estima que pueden sumar diez millones en aguas profundas. Hasta el presente conocemos sólo un pequeño número, y una gran parte de la vida oceánica sigue siendo un misterio. Los expertos de la UICN se esfuerzan por desvelarlo; aquí podrán ver algunas de las maravillosas y extrañas criaturas recientemente descubiertas.

La contribución de los océanos a la economía mundial es ingente: el valor de los bienes y servicios proporcionados por los ecosistemas marinos y costeros (pesca, turismo, protección de las costas y muchos más) es estimado en 12,6 billones de dólares anuales. Pero la verdad lisa y llana es que sin unos océanos sanos y capaces de funcionar regulando el clima, absorbiendo el carbono y suministrando alimentos y otros recursos a miles de millones de seres humanos, nuestra supervivencia futura puede correr grave peligro.

Menos del 1% de los océanos están protegidos, lo que es deplorablemente insuficiente vista la gravedad de las amenazas que enfrentan: cambio climático, sobrepesca, contaminación, especies invasoras, explotación de petróleo y gas, que hacen estragos en los ecosistemas marinos y en las vidas de quienes dependen de ellos.

La UICN y sus asociados no escatiman esfuerzos para acrecentar el nivel de protección: este mes destacamos la labor de la UICN con los gobiernos, el sector privado, las Naciones Unidas y sus organizaciones miembros para limitar los impactos, restaurar los ecosistemas marinos y dar más importancia a la conservación de los océanos en el quehacer político internacional.

La Iniciativa Mundial para la Biodiversidad Oceánica desarrollará la base científica para la protección de áreas de riqueza biológica en aguas profundas y en alta mar. También estamos explorando los montes marinos – montañas submarinas – para determinar cómo hacer de ellos refugios seguros para la biodiversidad, incluyendo especies de peces de valor económico y comercial.

La tragedia de Deepwater Horizon ha puesto de manifiesto la amenaza creciente que representa la explotación de petróleo y gas en aguas profundas, sobre todo cuando se extiende a zonas más vulnerables, como el Ártico. No obstante, se puede hacer mucho para reducir los riesgos al mínimo. La UICN está constituyendo un nexo entre las grandes compañías del sector y la comunidad científica, con miras a reducir los impactos de las actividades industriales sobre especies y ecosistemas vulnerables, desde las ballenas grises del Pacífico occidental hasta las comunidades de los arrecifes coralinos de Yemen y los hábitats de aguas poco profundas del Mar del Norte y del Báltico.

Encontrará un tesoro de informaciones apasionantes acerca del mundo de la conservación marina en nuestro paquete de artículos, entrevistas y vídeos. Descubra la labor fascinante de nuestros científicos marinos; conozca los impactos a largo plazo del vertido petrolero en el Golfo de México; siga las iniciativas de los operadores turísticos para proteger los destinos costeros; entérese de los efectos de las infraestructuras marinas de explotación energética sobre la biodiversidad, y descubra qué hace falta para proteger el alta mar.

Una vez que haya hecho todo eso, ¡pruebe sus conocimientos contestando a las preguntas de nuestro juego!