Los 12 principios del enfoque por ecosistemas pueden resumirse en tres principales temas:

  • Se aplica a gran escala o a los “paisajes”: La conservación debe tener en cuenta la estructura, las funciones y el dinamismo de los ecosistemas. Los gestores de los ecosistemas deben establecer objetivos a largo plazo, teniendo en cuenta los efectos en los ecosistemas adyacentes y otros ecosistemas.
  • Se dirige a la raíz de las causas de la pérdida de biodiversidad. Los gestores de ecosistemas deben abordar los factores económicos que afectan de modo negativo a la biodiversidad, implantar incentivos que fomenten el equilibrio apropiado y la integración de la conservación y el uso sostenible de biodiversidad e internalizar los gastos y los beneficios.
  • Afecta a todos los actores relevantes: la gestión debe estar descentralizada hasta el nivel más bajo y tener en cuentan las preferencias de las sociedades y el conocimiento local.