La pérdida de biodiversidad es una de las crisis del mundo más apremiantes y hay una inquietud creciente a nivel mundial acera del estado de los recursos biológicos, de los que depende mucho la vida humana. Se estima que la tasa actual de extinción de especies es entre 1.000 y 10.000 veces más que ocurriría de forma natural.

El Mediterráneo es un mosaico de paisajes naturales y culturales lo que ha conllevado la evolución de especies extraordinarias. La variedad de flora mediterránea es excepcional con entre 15.000 y 25.000 especies, de las que un 60% sólo se dan en la región. Además de esta riqueza de plantas, un gran porcentaje de los animales mediterráneos también son endémicos.

Sin embargo, esta riqueza natural se encuentra sometida a una presión intensa, provocando la degradación ambiental. Unas especies desaparecen, los hábitats significativos se pierden o se degradan y tanto los ecosistemas terrestres como los marinos están desestabilizados debido a la contaminación, la sobreexplotación de los recursos, las especies exóticas invasoras, las actividades humanas y el impacto cada vez mayor del cambio climático.

Las informaciones viables de científicos son cruciales para orientar los responsables de la toma de decisiones y para asegurar el uso prudente y sostenible de los recursos naturales.

El Programa Mediterráneo de Especies

El Programa Mediterráneo de Especies tiene como objetivo:

  • Desarrollar y mejorar el acceso a las informaciones científicas sobre las especies mediterráneas;
  • Fomentar las herramientas de conservación regionales, en particular las Listas Rojas o los Planes de Acción, que pueden orientar las acciones de conservación;
  • Crear la capacidad sobre la conservación y gestión de especies en la región, y;
  • Apoyar el trabajo de los miembros y redes regionales de la UICN, como por ejemplo la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE).

Para lograr estos objetivos, el Programa Mediterráneo de Especies colabora con muchos individuos y organizaciones. Entre los socios principales, se cuentan con la Comisión de Supervivencia de Especies de la UICN y los Grupos especialistas de la UICN, Conservación Internacional (CI), el Centro de Ciencias Aplicadas a la Biodiversidad (CABS) de CI, el Acuerdo para la conservación de los cetáceos en el mar Negro, el mar Mediterráneo y zonas atlántica contigua (ACCOBAMS), el Convenio de Barcelona, BirdLife International, el Instituto Centrale per la Ricerca Applicata al Mare (ICRAM), la Fundación Turca de Investigación Marina (TUDAV), así como varias universidades (Centro de Investigaçao em Biodiversidae e Recursos Genéticos da Universidade do Porto (CIBIO/UP), Universidad Americana de Beirut, Université d'Annaba, etc.).