Gobernanza

Gobernanza

Gobernanza del Mar Mediterráneo

Mejorar la gobernanza del Mar Mediterráneo es una de las prioridades de la conservación y el desarrollo sostenible

Por razones políticas y geofísicas, la mayor parte de los estados del Mediterráneo no han declarado zonas económicas exclusivas (ZEE) más allá de sus aguas territoriales. Si todos los estados mediterráneos declararan sus ZEE, todo el Mediterráneo estaría cubierto con ZEE y las áreas de alta mar desaparecerían. El Mediterráneo se encuentra pues bajo un régimen de alta mar por accidente ya que las zonas de alta mar podrían estar bajo jurisdicción nacional.

Se pueden extraer las dos consecuencias siguientes:

  1. Más del 80% del mar semicerrado está sometido al régimen de alta mar. En alta mar, sigue vigente el principio de libertad de los mares si bien esto no significa que los barcos estén libres de obligaciones. Las leyes que se les aplican son las del estado bajo cuya bandera naveguen. La implementación en alta mar de los acuerdos internacionales constituye un reto, tanto a escala mundial como regional. El régimen de alta mar provoca una gran laguna en la gobernanza del Mediterráneo.
  2. Algunos países mediterráneos han adoptado recientemente iniciativas nacionales para extender su jurisdicción en áreas específicas, por ejemplo las competencias pesqueras o ecológicas. Si estas iniciativas continúan, todo el Mediterráneo estará cubierto de zonas marítimas nacionales (figura sui géneris de ZEE), lo que reduciría la coordinación y afectaría a la integridad del régimen de conservación del Mediterráneo.


El Mar Mediterráneo representa un caso alentador e interesante para reforzar la gobernanza y el derecho internacional en relación con los océanos. La experiencia mediterránea aporta al debate internacional ideas sobre los medios para alcanzar los objetivos fijados en la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible para establecer una red, para el 2012, de áreas marinas protegidas gestionadas eficazmente, de acuerdo con el derecho internacional y que se base en información científica. Las Zonas Especialmente Protegidas de Importancia para el Mediterráneo (ZEPIM), las cuales pueden ser declaradas en todas las aguas del Mediterráneo según el Protocolo sobre áreas especialmente protegidas y diversidad biológica en el Mediterráneo del Convenio de Barcelona, representan una de las herramientas más importantes para la conservación y la gestión del Mar Mediterráneo y por tanto, deberían ser respaldada.
El Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN estableció en 2003 un mecanismo para estudiar cómo se puede mejorar la gobernanza del Mediterráneo. Un grupo de trabajo compuesto de los mejores expertos, abogados, ecologistas y representantes de organismos internacionales como el PAM (CAR/AEP), la CGPM y ACCOBAMS se reúne de manera periódica para discutir los aspectos importantes de la gobernanza. Sus conclusiones se transmiten directamente a los ministerios de los países mediterráneos.

En su Congreso en Barcelona, la UICN aprobó una moción para apoyar y fortalecer este proceso.

Para más información, diríjase a François Simard.