Sitio demostrativo: Cuenca de Río Paz

Descripción

La cuenca del río Paz tiene un área total de 2.647 Km2, distribuida en 925 Km2, que corresponde a un 34% perteneciente a El Salvador y 1.722 Km2 (66%) que pertenece a Guatemala. La cuenca del río Paz está situada en tres diferentes posiciones fisiográficas, donde la parte alta presenta el mayor potencial erosivo, mientras que en la parte media la susceptibilidad a la erosión es moderada. Todo el material que se erosiona de las partes altas se deposita en las zonas bajas de la cuenca, obstruyendo los cursos de los ríos. Este fenómeno ocasiona no sólo la pérdida de suelo en las partes altas, sino también la pérdida de nutrientes, la baja retención de agua debido a la pérdida de los niveles de infiltración y el aumento de la escorrentía superficial, todo lo cual reduce significativamente los rendimientos agrícolas e incrementa los costos de producción, al necesitar mayores niveles de fertilización para mantener la productividad.

Entre los principales problemas asociados con los recursos hídricos se tienen los siguientes: inundaciones en la planicie costera de ambos países, problemas de erosión de los suelos en las mencionadas subcuencas de Guatemala y en tierras agrícolas de El Salvador, aledañas al Río Pampe, así como otros problemas de contaminación.
Los efectos del cambio climático se ven reflejados en las pérdidas en granos básicos derivadas de las inundaciones, además de aquellas que se producen en otros cultivos o actividades agropecuarias como la producción de caña de azúcar. Asimismo, las estimaciones realizadas por estudios de inundación en las cuencas del río Paz, Jiboa y Grande de San Miguel ponen de manifiesto la alta vulnerabilidad de estas actividades ante las inundaciones, ya que se reportan niveles de pérdida de 60% en promedio para la caña de azúcar.

Diversos estudios han registrado una reducción de la afluencia de agua dulce al acuífero costero, la cual está causando problemas en el acceso al agua para consumo y producción y se han trastocado los balances de sales en los manglares y desembocaduras, lo que está incidiendo en la productividad ecosistémica de la zona marino costera. La principal causa en esta reducción de agua dulce es el uso inequitativo del recuso hídrico de la cuenca del río Paz. Algunos productores de caña y ganado en la parte media de la cuenca desvían y tapan el curso del río para hacer uso del agua en el riego de caña y pasto para el ganado. Esto limita la disponibilidad del recuso aguas abajo tanto para las poblaciones locales como para los ecosistemas.

Sobre los medios de vida, en la parte alta de la cuenca, se localizan masas forestales remanentes constituidas principalmente por especies latifoliadas, mientras que el principal cultivo permanente de la zona es el café. En la parte media de la cuenca existen sectores de bosque abierto, en forma combinada con pastos, en las cuales se realiza ganadería de tipo extensivo. En todo el perfil de la cuenca el cultivo principal lo constituyen los granos básicos, desarrollados sobre áreas de ladera y secciones pequeñas de los valles interiores. Las áreas de pastizales se ubican en los valles, en forma combinada con bosques ralos. Resultado de la práctica agrícola tradicional, existen muchos sectores dispersos en el perfil de la cuenca, afectados por fuertes procesos erosivos. Los cultivos de tipo comercial (café, frutas y otros), se practican tanto en la parte media como baja de la cuenca apoyados en un fuerte empleo de agroquímicos que provocan altos niveles de contaminación ambiental. El sector de la cuenca baja, que corresponde al área del proyecto, presenta en la actualidad escasos remanentes de bosques de manglar, la mayor parte del paisaje está ocupada por sistemas productivos (pastos, plátano, granos básicos).

Escenarios climáticos

Las proyecciones manifiestan una clara tendencia al incremento en la intensidad de la variabilidad climática y el aumento de la temperatura. Una característica importante, reflejada en los patrones de lluvias, es la tendencia a la intensificación de la Canícula o Veranillo. En el caso de la temperatura, las proyecciones indican un incremento de sus magnitudes en todos los meses, sin que se aprecien cambios importantes en la estructura del patrón de variación anual.

Bajo el escenario climático previsto de reducciones de la precipitación mayores al 15% anual en el curso de este siglo, y el desplazamiento de la línea de pleamar por el incremento en el nivel medio del mar se estima que existe una amenaza real al ecosistema de manglar y al equilibrio del ecosistema marino costero.
Actualmente ya existe un desequilibrio hidrológico en la zona costera de la cuenca del río Paz producto de la alteración hidrológica de los suelos y a falta de un adecuado manejo de la cuenca principalmente en las partes medias y altas y los cambios en el cauce del río. La desviación del cauce del río Paz que dividió el río en dos cauces ha alterado el aporte de agua dulce hacia el manglar “El Botoncillo”, lo cual ha producido una disminución en la disponibilidad y calidad del agua y la pérdida de ecosistemas acuáticos y costeros marinos. Se estima que esta reducción del agua dulce tiene como consecuencia la pérdida de las funciones ecosistémicas en los manglares de ese sector, particularmente el de Garita Palmera. Esta reducción también puede haber afectado el balance entre agua salada y dulce en el acuífero costero, favoreciendo la intrusión salina y trastocando los balances de sal en los manglares y desembocaduras.

Medidas de adaptación

Dada la situación de riesgo de desastres, las estructuras más dinámicas en la microcuenca El Aguacate son las llamadas Comisiones Comunitarias para la Protección Civil. Por esta razón se dará acompañamiento a dichas estructuras comunitarias para conformar el grupo o comité de micro cuenca de El Aguacate. Las principales actividades de este proceso abarcará desde apoyar a los actores comunitarios hasta elaborar sus planes estratégicos y orientarles en la implementación y sostenibilidad en el tiempo. Junto a esta acción se recomienda implementar un programa de sensibilización y fortalecimiento de capacidades y conocimiento de las relaciones entre los ecosistemas de las comunidades y los servicios que estos proveen.

La implementación de estas acciones cuentan con el apoyo de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES). Esta ONG no gubernamental es miembro de la UICN en El Salvador. Junto con la ONG Geólogos sin Fronteras. UNES y UICN comparten el interés de incorporar la adaptación basada en ecosistemas dentro de los planes de desarrollo municipales en la micro región del Sur de Ahuachapán (San Pedro Puxtla, Guaymango, Jujuntla y San Francisco Menéndez). Por tanto, las acciones conjuntas pueden ser beneficiosas para ambas entidades.

De cara a amenazas vinculadas con el clima tales como inundaciones, sequías y fuertes vientos que causan daños a cultivos, contaminación y salinización de las fuentes de agua utilizadas para consumo doméstico, además de la destrucción de infraestructuras y la disminución en las actividades pesqueras debido al agotamiento del recurso, se pretende involucrar los actores comunitarios, gubernamentales y privados para:

  • El diagnóstico del estado del manglar y priorización de las zonas de recuperación.
  • La delimitación participativa de las zonas protegidas de mangle y pantano
  • La reforestación de 814 ha del manglar
  • La implementación de una campaña de sensibilización sobre la importancia de cuidar el manglar
  • La coordinación de actividades con el Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales, el Ministerio de Agricultura y la Dirección General para el Desarrollo de la Pesca y Acuicultura a fin de definir un modelo de turismo sostenible.

Adicionalmente se propone el desarrollo de una granja piloto de agricultura y ganadería diversificada, donde se introduzcan nuevas especies de cultivos capaces de soportar temperaturas más altas. Otra propuesta es la implementación de kits de bajo costo para hacer buen uso de los materiales existentes en el área. Como proceso complementario, se tratará de generar una cercamiento con el Banco de Fomento Agropecuario para la creación de líneas de crédito especiales para los habitantes de las zonas afectadas por los impactos del cambio climático.

Datos de contacto

Marta Perez de Madrid Utrilla, Oficial de Proyecto (UICN)

 martaclaudia.perez@iucn.org

 Carlos Flores, Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES)

caflores2@gmail.com

Cecilia Olivares, Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES)

aceciliaolivares@gmail.com