Nuestra Unión hace la diferencia

05 July 2013 | News story
0 Comentarios

Valeria Chamorro,de nacionalidad ecuatoriana, es Responsable Regional de Soporte a los Constituyentes en la oficina de UICN para América del Sur. Es antropóloga egresada de la Pontificia Universidad del Ecuador. Con más de veinte años de experiencia en UICN se encarga del relacionamiento con los constituyentes y sus estructuras de gobernanza: Comités nacionales y Comité regional.

Si la Unión no existiera habría que inventarla. Con sesenta y cuatro años de trayectoria, ninguna otra organización tiene la composición ni el alcance global para generar el diálogo y los impactos que gobiernos y sociedad civil pueden lograr mediante la red de UICN.

Ser miembro permite a una institución y a la comunidad de especialistas en temas ambientales ampliar su ámbito de influencia y hacer parte de una voz colectiva; participar en la definición y la ejecución del Programa de la Unión. Para ello contamos con una estructura organizacional que garantiza la toma de decisiones participativa y nos compromete a aportar.

Las instancias de gobernanza de la Unión son tan óptimas como apropiación exista por parte de sus constituyentes. Tenemos un Foro Regional de Miembros que marca lineamientos y un Comité Sudamericano activo. Sus reglas clarifican los roles de los Constituyentes, determinan los procesos de toma de decisiones y la rendición de cuentas. El dinamismo del Comité se refleja en un plan de acción que acompaña al Programa de la Unión y responde a las propuestas de acción que se presentan en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN, el evento más grande y reconocido en el campo de la conservación.

Somos una red dinámica, con autocrítica y mejora continua. Involucramos a los constituyentes en la implementación de proyectos y acciones del Programa regional. Avanzamos así en la fidelización de los miembros de nuestra red.

Afinar los mecanismos, escucharnos mejor, colaborar en igualdad de condiciones es parte de los aprendizajes que nos deja nuestra política de trabajo conjunto. Y es que la comunicación entre constituyentes siempre es un reto. Debemos optimizar los mensajes y el flujo de información para que sea apropiado, suficiente y comprensible. Uno de los desafíos es mejorar la coordinación con las Comisiones de Expertos de la UICN para un mejor aprovechamiento de las capacidades instaladas en la red.

La UICN tiene ya 21 años de trabajo en América del Sur, años de pasión y compromiso que ahora reúnen a 100 organizaciones de la región. Necesitamos crecer más para lograr una composición de nuestra red más representativa. Cada país, con la visión provista por sus Comités Nacionales y el apoyo de la Secretaría, tiene el reto de contar con un plan de reclutamiento de miembros que responda a la diversidad temática y a las demandas del Programa Regional de UICN. Brasil ha iniciado este proceso nucleando a instituciones de relevancia estratégica y continuará en ese camino.

Nuestros avances han sido significativos, somos una red mejor organizada, sabemos el valor de nuestros aportes. Aprovechemos lo aprendido para movilizar mejor la red en torno al Programa de la Unión. El impacto que logremos no solo será la suma de trabajo sino el compromiso de corazones por un mundo justo que valora y conserva la naturaleza.

Este artículo forma parte de la revista electrónica de UICN-Sur, Conservación Ahora. Julio 2013.


Comentarios

0 Comentarios