La Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) es la mayor red de organizaciones que por 65 años trabajan para la conservación de los recursos naturales y el desarrollo sostenible. Cuenta con una estructura privilegiada puesto que congrega a gobiernos, sociedad civil y sector científico en una alianza única. Más de 1200 organismos miembros y cerca de 10000 científicos provenientes de 160 países avalan su carácter de organización mundial.

En Sudamérica, la UICN cuenta con 90 miembros, entre ellos están representantes gubernamentales y organizaciones no gubernamentales de amplia trayectoria; así como organizaciones internacionales con fuerte presencia en la región. Finalmente, casi 1000 expertos en diferentes campos de la gestión ambiental son miembros activos de las comisiones técnicas de la Unión en esta parte del mundo.

El reconocimiento internacional de la UICN la ha llevado a ocupar el rol de observador ante la Organización de las Naciones Unidades, dignidad no concedida a ninguna organización de conservación.

El asesoramiento científico de la Unión sustenta muchas convenciones internacionales, tales como el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (CITES), la Convención sobre el Patrimonio Mundial de la UNESCO y la Convención Ramsar sobre los Humedales de Importancia Internacional.

En América del Sur, UICN ha establecido relaciones estratégicas con la mayoría de los países para el desarrollo de políticas y estrategias ambientales, y ha establecido convenios con agencias de integración subregional como la Secretaría de la Comunidad Andina de Naciones - CAN y la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica - OTCA con la finalidad de trabajar de forma conjunta en temas ambientales a nivel bi y multinacional.

Ser miembro de UICN significa:

Ampliar su ámbito de influencia y voz colectiva

Las resoluciones y recomendaciones aprobadas cada cuatro años en los Congresos Mundiales de la Naturaleza de la UICN, y a través de la red de Comités Nacionales y Regionales, los miembros de la Unión contribuyen a orientar e influenciar las políticas y actividades de conservación y desarrollo sostenible a escala nacional, regional y mundial.

La Unión maneja conocimiento y convoca a congresos regionales y mundiales y otras plataformas de discusión sobre asuntos de conservación. Estos espacios brindan la oportunidad de evaluar y debatir los desafíos de la conservación desde la perspectiva de gobiernos, sociedad civil, sector académico y sector privado.

Los Congresos Regionales y Mundiales de Parques, por ejemplo, son foros en donde se adoptan compromisos y lineamientos de política para el manejo de las áreas protegidas y dan lugar a la construcción de una agenda de trabajo en este campo.

Otro ejemplo de los espacios de interlocución, que la estructura de la Unión posibilita, es la discusión de temas políticos nacionales e internacionales como son las posiciones de los países frente a temas neurálgicos de las convenciones internacionales. Temas como la protección del conocimiento tradicional y el acceso y distribución de beneficios en el CBD, el tema de la deforestación evitada en el UNFCCC o el estatus de ciertas especies comercialmente importantes en CITES.

Fortalecer el trabajo en redes

Al ser parte de una asociación global, los miembros tienen la posibilidad de compartir sus experiencias de trabajo y aprender de las experiencias de otros mediante la participación en diversas redes temáticas. En Sudamérica este proceso es especialmente relevante ya que ocho países cuentan con un comité nacional de miembros de la UICN. Existe además, un comité regional en el que participan tanto los miembros institucionales como las comisiones técnicas y su rol es proporcionar los lineamientos estratégicos para el trabajo de la Unión en esta parte del mundo.

Acceder a conocimiento e incrementar capacidades

La Unión es la mayor red de conocimiento sobre conservación y desarrollo sostenible sustentada en las capacidades de sus miembros, comisiones de expertos y personal técnico de la secretaría. Sus aportes están respaldados en miles de publicaciones (impresas y virtuales) que son accesibles a la comunidad conservacionista.

UICN es autora de herramientas conceptuales de gran prestigio, tales como:

  • Las Categorías para la definición de Listas Roja de Especies Amenazadas, metodología que ha servido para la definición del estado de conservación de especies a nivel mundial y para la realización de multiplicidad de libros rojos en ámbitos nacionales.
  • Las categorías de Manejo de Áreas Protegidas que proveen un marco de criterios para su clasificación en función de las actividades y uso de los recursos permitidos.
  • El Enfoque Ecosistémico que es una estrategia para la gestión integrada de los recursos naturales. Reúne un conjunto integral de 12 principios y es internacionalmente aceptado dentro del Convenio sobre Diversidad Biológica.

Asimismo, UICN ha ayudado a 75 países a preparar e implementar estrategias nacionales de conservación de la biodiversidad.

La UICN brinda un espacio para el conocimiento ambiental a través de las comisiones técnicas, en las que expertos individuales intercambian su experiencia académica y prácticas, debaten temas actuales y planifican acciones en conjunto. Estas comisiones son: La Comisión Mundial de Áreas Protegidas (CMAP), la Comisión de Supervivencia de Especies (CSE), la Comisión de Educación y Comunicación (CEC), la Comisión de Derecho Ambiental (CDA), la Comisión de Manejo Ecosistémico (CME) y la Comisión de Políticas Ambientales, Sociales y Económicas (CPAES).

Participar en la definición y ejecución del Programa

El Programa de la UICN es una expresión del esfuerzo colectivo de sus miembros pues es diseñado y aprobado en la Asamblea Mundial de Miembros que acontece cada cuatro años. En América del Sur los miembros son llamados a involucrarse, no sólo en el desarrollo del programa sino también, en su implementación. De esta manera, los miembros son partícipes de proyectos e iniciativas de escala regional que alimentan el programa.