Adaptación al cambio climático en ecosistemas de montaña

25 July 2014 | Project description

Adaptación al cambio climático en ecosistemas de montaña: Fortalecimiento de capacidades y desarrollo de acciones piloto para la Adaptación basada en Ecosistemas (AbE) en los Andes Peruanos.

Objetivo
Promover el desarrollo de acciones piloto (robustas o ‘no-regrets’) y el fortalecimiento de capacidades para la AbE en la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas (RPNYC) y su zona de amortiguamiento en los Andes Peruanos.

Descripción
El Programa de Adaptación basada en Ecosistemas (EbA) de Montaña es una iniciativa colaborativa del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). En Perú, el programa se ejecuta por encargo del Ministerio del Ambiente del Perú (MINAM) y es implementado en la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas (RPNYC), con apoyo del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP). Las actividades bajo responsabilidad de UICN son implementadas en alianza con el Instituto de Montaña (IM) en las comunidades de Canchayllo y Miraflores.

El programa comprende cuatro componentes entrelazados:
i) Desarrollo de metodologías y herramientas para la toma de decisiones relacionada con la AbE en ecosistemas de montaña;
ii) Aplicación de metodologías y herramientas a nivel de ecosistemas, en este caso en la RPNYC;
iii) Implementación de acciones para la AbE en el sitio piloto acompañada del fortalecimiento de capacidades;
iv) Promoción de la AbE a nivel nacional y la incorporación de la ABE en las estrategias y programas nacionales y sub-nacionales de adaptación al cambio climático.

Como parte del tercer componente, se están implementando medidas robustas (‘no-regret’ en inglés) en las comunidades de Canchayllo (región de Lima) y Miraflores (región de Junín) que se encuentran en la RPNYC (Fig. 1), acompañadas del fortalecimiento de capacidades locales; este proceso es liderado por el IM, socio implementador de UICN, y en estrecha coordinación con el SERNANP-RPNYC.

En el contexto de la AbE, las medidas robustas son conocidas también como “acciones útiles en todo caso” las cuales, independientemente del escenario climático, ofrecen beneficios tanto ambientales, como socio-económicos. Inclusive cuando el cambio climático no tuviera los impactos esperados, estas medidas serían justificables de implementar por los beneficios –tanto inmediatos como de largo plazo- que generan bajo cualquier escenario (Fig. 2).

Las medidas robustas se construyeron a través de un proceso participativo de planificación, diagnóstico, diseño y validación incluyó a varios actores: representantes e investigadores locales de las dos comunidades, técnicos y guardaparques de la RPNYC-SERNANP, especialistas externos y el proyecto EbA. Las medidas que están siendo implementadas incluyen una gama de actividades de gestión de los ecosistemas para aumentar la resiliencia y reducir la vulnerabilidad de la población local y el ecosistema ante el cambio climático. Consisten en:

a) Gestión comunitaria sostenible del agua, en la cual las microcuencas en las partes altas, humedales, fuentes de agua, y su vegetación asociada (principalmente pastizales) son manejadas para proporcionar almacenamiento de agua, recarga de aguas subterráneas y servicios de regulación.
b) Gestión comunitaria sostenible de los pastizales nativos para mejorar los medios de vida pastoriles y aumentar la resistencia a la sequía, las heladas y otros fenómenos climáticos extremos.

Para asegurar resultados integrales, las medidas incluyen tres componentes: (1) fortalecimiento institucional y de organización comunitaria, (2) fortalecimiento de las capacidades y el conocimiento local y (3) desarrollo de infraestructura ‘verde-gris’ (Fig. 3). Todos los componentes de las medidas robustas están en plena implementación y continuarán hasta fines del 2015.

La implementación de acciones piloto nos permitirá conocer como las comunidades locales pueden beneficiarse de las mismas, a la vez que promueven la conservación de sus medios de vida y los servicios ecosistémicos. De esta manera, este ejercicio metodológico podrá ser utilizado como un ejemplo práctico de cómo los países pueden poner en marcha acciones para la adaptación al cambio climático basadas en el manejo y la conservación de los ecosistemas, tal como lo sugiere el Marco para la Adaptación de Cancún. Dichas acciones piloto deberán estar vinculadas con las estrategias y políticas nacionales para la adaptación al cambio climático.

Los resultados y lecciones del programa global contribuirán a promover la AbE en ecosistemas de montaña en diversas partes del mundo y potencialmente en otros tipos de ecosistema. Asimismo, el enfoque colaborativo del programa permitirá la aplicación de metodologías y herramientas, así como la ejecución de actividades piloto, acortando la curva de aprendizaje de las instituciones locales y nacionales, acelerando la transferencia de conocimientos y experiencias en la construcción de ecosistemas resilientes.

Donante
Tanto el programa global como el proyecto a nivel de Perú se desarrolla con financiamiento de la Iniciativa Internacional del Clima (IKI) del Ministerio Federal de Medio Ambiente, Protección de la Naturaleza, Obras Públicas y Seguridad Nuclear del Gobierno Alemán (BMUB). 

Datos de contacto
karen.podvin@iucn.org 
doris.cordero@iucn.org

Links relacionados con el proyecto
http://www.ebaflagship.org/

Publicación
Lhumeau, A. Cordero, D. (2012). Adaptación basada en Ecosistemas: una respuesta al cambio climático. UICN, Quito, Ecuador. 17 pp. https://portals.iucn.org/library/efiles/edocs/2012-004.pdf.