Nuevo Presidente de Comisión Mundial de Derecho Ambiental de la UICN marca el rumbo

19 November 2012 | News story

“El Derecho Ambiental es el medio, no el fin; es un instrumento al servicio de las prioridades establecidas por la ciencia”, afirmó Antonio Herman Benjamin, en su paso por la oficina regional de la UICN, mientras participaba en el Congreso de la Red Latinoamericana de Fiscales Ambientales, que se llevó a cabo en Quito, Ecuador.

Los planes de trabajo del nuevo Presidente de la Comisión Mundial de Derecho Ambiental de la UICN, el primer brasileño en presidirla, son interesantes y ambiciosos. Ha empezado por una evaluación del trabajo de la comisión, iniciada por su antecesora, Sheila Abed, con la idea de pensar nuevamente en el papel que ésta debe cumplir y el firme deseo de ponerla al servicio de otras comisiones y programas de la UICN.

La conservación es el objetivo al cual todos apuntamos. Para Benjamin, la Comisión debe tener claro que el mundo es muy grande y que es necesario priorizar el trabajo por regiones, de acuerdo con tres criterios claros de selección: zonas de importancia biológica (países megadiversos, ejemplo), regiones cuyos países tienen una institucionalidad jurídica mínima establecida y países o regiones que requieren efectivamente la presencia de la comisión.

“Buscamos hacer una intervención eficaz, romper con la tendencia –natural y comprensible- de trabajar en regiones ‘sencillas’ e de fácil acceso como Europa, América del Norte; o países como Brasil, Argentina, África del Sur, México, que cuentan con un Derecho Ambiental maduro y una comunidad jurídica ambiental fuerte, por lo que no necesitan de un apoyo firme y directo de la comisión”. “Por otro lado, existen muchos países en África y Asia, muy ricos en biodiversidad y centrales para la política global de conservación, que se encuentran totalmente fuera del radar de la Comisión”, afirma.

El reto para la comisión, para Benjamin, será trabajar de manera integrada con las comisiones restantes, los miembros, las Oficinas Regionales y la Secretaría en la implementación de acciones continuas en temas convergentes, como:
1. Principio de la prohibición del retroceso.
2. Capacitación de jueces, fiscales y abogados públicos.
3. Fortalecimiento jurídico-político de instrumentos existentes – como la Lista Roja de Especies Amenazadas- y otros en formación -como la Lista Roja de Ecosistemas-, para que las propuestas de marcos legales se construyan conjuntamente y a la par de las propuestas científicas de la Unión.
4. Áreas protegidas, especies y ecosistemas amenazados.
5. Protección de los pueblos indígenas y poblaciones tradicionales.

Benjamin critica las acciones de retroceso que vive el mundo actualmente, luego de los avances alcanzados en los últimos cuarenta años, en los cuales se promulgaron leyes a favor del desarrollo sostenible y que hoy también otorgan derechos a la naturaleza, como en Ecuador y Bolivia; versus noticias como el abandono de Canadá del Protocolo de Kyoto y la aprobación del Código de Bosques en Brasil que, según sus críticos, evidencia un retroceso en varios puntos con respecto al Código de 1965.

Confirma el hecho de que la conservación no puede responder únicamente a la buena voluntad de las personas. “Se necesitan leyes y, para su implementación, éstas demandan jueces y fiscales; por ello la capacitación será un tema importante, pues la comisión pretende ser efectiva en su acción y evitar que el derecho permanezca en la retórica, sin influencia alguna”.

La primera reunión del Comité Ejecutivo de la Comisión Mundial de Derecho Ambiental; así como la reunión de los Presidentes de Comisiones, se llevarán a cabo en abril de 2013, en Brasil. Para esta última está confirmada la presencia de la Directora General, Julia Marton-Lefèvre, y el Presidente de la UICN, Zhang Xinsheng; además de los Directores Regionales de algunas oficinas y los ex presidentes de la Comisión.

IV Congresso de la Red Latinoamericana del Ministério Público Ambiental

Con el apoyo del la Comissión de Derecho Ambiental de la UICN y del Instituto o Direito por um Planeta Verde-Brasil, alrededor de 120 miembros del Ministério Público de Argentina, Bolívia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y República Dominicana se reunieron de 7 al 9 de noviembre en Quito, Ecuador.

La red ha contribuido a la creación de Fiscalías especializadas en Ecuador y Colombia. Además, ha producido tres publicaciones especializadas y cuenta con tres grupos temáticos en minería, hidroelétricas y, el más reciente, sobre la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres - CITES.

La Red, creada en 2008, es coordinada por La Fiscal de Cámara brasileña Sílvia Cappelli y cuenta con aproximadamente 250 integrantes, de 18 países.