Los pueblos indígenas y tradicionales y el cambio climático

24 April 2008 | News story

Una delegación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), encabezada por Gonzalo Oviedo, Asesor Mundial de Política Social de la organización, participa en el Foro Permanente sobre Asuntos Indígenas de las Naciones Unidas. Durante el evento, Oviedo intervino exponiendo, entre otros, los resultados de una investigación  que la UICN lanzó hace pocas semanas, denominada *Los pueblos indígenas y tradicionales y el cambio climático.

De amplia aceptación es el hecho de que las comunidades pobres que dependen de los recursos naturales en el mundo en desarrollo, son particularmente vulnerables al cambio climático, especialmente aquellas que viven en áreas de mucho riesgo como las islas pequeñas o las áreas costeras bajas.  

Muchas de esas comunidades son indígenas o tradicionales y han conservado conocimientos sobre agricultura, caza, pesca, recolección y uso de plantas medicinales. Por la experiencia acumulada respecto al cambio climático, muchos de estos pueblos han desarrollado estrategias detalladas para hacer frente a estos fenómenos, y pueden ofrecer valiosos conocimientos en términos de la adaptación y mitigación del cambio climático.     

Nuestro conocimiento sobre los impactos del cambio climático en las especies y en los ecosistemas aumenta continuamente. Sin embargo, en lo referente a los posibles impactos del cambio climático en los medios de subsistencia y en las culturas de las comunidades indígenas y tradicionales, poseemos un conocimiento fragmentado. Además, hasta este momento, el conocimiento tradicional sobre la adaptación ha sido bastante ignorado en el ámbito de las políticas. Existe falta de reconocimiento respecto a la importancia que podrían tener los pueblos tradicionales en su propia adaptación futura al cambio climático.   

El Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (PICC) publicado a comienzos del 2007, confirmó que el cambio climático global ya es una realidad. El informe concluyó que las comunidades que habitan en tierras marginales y cuyos medios de subsistencia dependen en gran medida de los recursos naturales están entre las más vulnerables al cambio climático. Muchos pueblos indígenas y tradicionales están en mayor riesgo al haber sido empujados a tierras menos fértiles y más frágiles como consecuencia de la exclusión histórica, social, política y económica.

Sin embargo, los pueblos que habitan en tierras marginales han estado siempre expuestos a diversos tipos de cambio ambiental y han desarrollado estrategias de afrontación. Si bien poseen conocimientos valiosos sobre la adaptación, es probable que la magnitud de los riesgos futuros supere su capacidad de adaptación, especialmente en razón de sus actuales condiciones de marginación.

Subsiste muy poco conocimiento acerca de los impactos potenciales del cambio climático sobre los medios de subsistencia y las culturas de los pueblos indígenas y tradicionales.  

Los documentos relacionados con las políticas sobre el cambio climático, incluyendo el Informe Stern (2006) y el Cuarto Informe del PICC(2007), coinciden en que quienes mayormente sufrirán las consecuencias del cambio climático serán las comunidades más pobres y vulnerables del mundo, incluyendo los pueblos indígenas y tradicionales. Con mucha frecuencia, se extraen ejemplos documentados de adaptación de las regiones desarrolladas, con poca consideración a la mayoría de los pueblos tradicionales e indígenas que habitan en los trópicos. Los informes tienden, además, a centrarse en la adaptación, recomendando solo la transferencia de tecnología, conocimiento y recursos financieros para los países en desarrollo, y haciendo caso omiso de las estrategias de afrontación de los propios pueblos tradicionales e indígenas para hacer frente y adaptarse a dicho cambio.

Se requiere una mayor comprensión e investigación acerca de los factores determinantes de la vulnerabilidad social y biofísica de los pueblos indígenas y tradicionales. La vulnerabilidad de un sistema al cambio climático depende del nivel de riesgo biofísico, combinado con la sensibilidad de las comunidades y los ecosistemas a los impactos. La capacidad de adaptación de un grupo depende de su ubicación física, de sus derechos al uso de la tierra y a ciertos recursos, y del acceso a varios factores, incluyendo conocimientos, tecnología, poder, toma de decisión, educación, atención sanitaria y alimentos.  

Este informe presenta mapas que superponen la ubicación de los pueblos indígenas y tradicionales (grupos etnolingüísticos) sobre las predicciones de los datos del PICC en términos de los impactos del cambio climático sobre los cambios en la temperatura, la precipitación y el nivel del mar. Los mapas resultantes muestran la coincidencia entre las áreas de alta concentración de pueblos indígenas y tradicionales y aquellas en las que se pronostica el mayor cambio climático. Si bien la predicción de los tipos y magnitudes de los cambios a escala regional y local continúa siendo desafiante dada la deficiente resolución de los modelos mundiales y regionales del cambio climático, sí es posible identificar extensas regiones propensas a experimentar cambios climáticos particularmente severos. Estas incluyen el Ártico, el Caribe, el Mediterráneo, el sur de América Latina, el Amazonas, el sur de África, la península arábiga y grandes porciones de Australia. Con relación a la elevación del nivel del mar, entre las áreas expuestas al mayor peligro se incluye las islas pequeñas, el Ártico y las áreas costeras bajas de Asia.

Los estudios de caso sobre los impactos del cambio climático sobre áreas costeras, islas, cuencas de captación, bosques tropicales y tierras secas, demuestran que el cambio climático ya está teniendo implicaciones severas en los medios de subsistencia de los pueblos tradicionales e indígenas. Las prácticas de adaptación que han desarrollado a través de los siglos, tales como el reforzamiento de la línea costera, el almacenamiento de agua llovida y la diversificación de cultivos y medios de subsistencia, tienen el potencial de aliviar los impactos adversos y permitir a las comunidades aprovechar nuevas oportunidades. Sin embargo, la capacidad de adaptación depende de muchos factores, pudiendo también ser heterogénea dentro de una misma comunidad, y las mujeres son las que suelen ser particularmente vulnerables. El informe pretende también identificar maneras para desarrollar la capacidad de adaptación en formas culturalmente apropiadas.    

En conclusión, el cambio climático ya está teniendo implicaciones severas en los medios de subsistencia y en las culturas de los pueblos tradicionales e indígenas. Si bien estos pueblos han desarrollado estrategias importantes para adaptarse a dichos cambios, la velocidad del cambio y la magnitud de los riesgos futuros podrían limitar su capacidad de adaptación.

Se recomienda:

           Propiciar la participación activa de las comunidades indígenas y tradicionales en la discusión internacional, regional y local de las políticas sobre el cambio climático.  

           Reconocer, concientizar y promover activamente las estrategias de adaptación y mitigación de los pueblos indígenas.

           Promover la transferencia de tecnología culturalmente apropiada.

           Mejorar la infraestructura social y física.

           Ayudar a las comunidades a asegurar su derecho a la auto-determinación, a la tierra, a los recursos naturales, información, educación, servicios sanitarios, y alimentos.

           Apoyar y aumentar la diversificación de los medios de subsistencia.

           Abordar los aspectos específicos de la vulnerabilidad de las mujeres y otros grupos dentro de las comuidades, así como su posible papel en términos del aumento de la resiliencia de sus comunidades.

           Asegurar la conservación de los recursos naturales y la diversidad biológica.

           Apoyar investigaciones adicionales en torno a los impactos del cambio climático sobre las culturas vulnerables y sus ecosistemas asociados. 

           Recolectar y analizar información sobre acciones y medidas prácticas de adaptación pasadas y presentes.

           Desarrollar formas para combinar el conocimiento científico e indígena.

           Promover investigaciones y acciones de colaboración entre pueblos indígenas y científicos. 

           Monitorear las posibles implicaciones para los pueblos indígenas y tradicionales de los esfuerzos de mitigación, incluyendo el Mecanismo para un desarrollo limpio (MDL) y la Reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal (REDD) en los países en desarrollo.

 

*Documento elaborado por Mirjam Macchi, autora principal, con la colaboración de Gonzalo Oviedo, Sarah Gotheil, Katharine Cross, Agni Boedhihartono, Caterina Wolfangel y Matthew Howell. Versión resumida editada por Janet Fisher.