La UICN insta a un cese inmediato de la explotación de petróleo y gas

07 June 2010 | International news release

Tras el catastrófico derrame petrolero de Deepwater Horizon en el Golfo de México, la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) insta a una moratoria mundial en la explotación de petróleo y gas en zonas ecológicamente sensibles, incluyendo aguas oceánicas profundas y zonas polares.

En una declaración del órgano de dirección de la organización de conservación más grande y antigua del mundo, la UICN señala que la demanda creciente de energía nos conduce a situaciones más tensas y aumenta el riesgo de accidentes costosos, de elevadísimo precio tanto para los medios de vida humanos como para los sistemas naturales en que éstos se basan.

“Está claro que actualmente no contamos con tecnologías capaces de minimizar los riesgos e impactos de catástrofes tales como el derrame de Deepwater Horizon,” dice la Directora General de la UICN, Julia Marton-Lefèvre. “Tampoco conocemos bien los impactos de este tipo de catástrofe; por eso debemos cesar la explotación de petróleo y gas, no sólo en aguas oceánicas profundas sino en todas las áreas ecológicamente sensibles, incluyendo las zonas polares”.

La declaración, firmada por Julia Marton-Lefèvre y el Presidente de la UICN, Ashok Khosla, señala que, seis semanas después de la explosión que causó el derrame de petróleo en el Golfo, se comprueba que sus efectos ecológicos y sociales serán todavía más graves que los del accidente del Exxon Valdez en 1989.

Al llegar a las costas, el petróleo dañará las praderas costeras y marinas, que son áreas vitales para la cría de camarones y proveen hábitat a numerosas especies animales y vegetales. Se calcula que el 90% del pescado y los mariscos del Golfo de México provienen de las marismas de Luisiana, Mississippi y Alabama. Se considera que más de 130.000 empleos se verán directamente afectados por el accidente. El costo inmediato para la economía de Luisiana se evalúa en más de 4.000 millones de dólares, pero el costo real para los ecosistemas y el empleo será mucho mayor. Otros países del Caribe, como México, Cuba, las Bahamas y hasta las Bermudas, podrían verse afectados por el petróleo en los próximos meses.

“Nuestra transición hacia un futuro de energía limpia debe empezar hoy; deben acelerarse las inversiones en investigación y desarrollo sobre tecnologías limpias y eficiencia energética,” dice Ashok Khosla, Presidente de la UICN. “Nuestras economías deben basarse progresivamente en un bajo insumo carbónico. Todas las soluciones energéticas, incluso las fuentes totalmente renovables, tienen consecuencias medioambientales; por ende, se deben desarrollar con urgencia estrategias abarcativas en materia energética, teniendo plenamente en cuenta los efectos sobre la biodiversidad y los medios de subsistencia”.

No podemos seguir haciendo lo mismo como si no pasara nada. Enfrentamos un problema de índole mundial, que requiere una acción colaborativa entre los Estados, el sector privado y la sociedad civil. Instamos a las empresas del sector energético a que se sumen a nosotros para crear nuevas formas de organización económica, avance tecnológico y apoyo a una normativa gubernamental más estricta.

Para más informaciones o entrevistas, contactar con:
• Nicki Chadwick, Relaciones Prensa, nicki.chadwick@iucn.org, t +41 22 999 0229, m +41 79 528 3486