IUCN - Llegó la hora de los mares

Llegó la hora de los mares

20 October 2007 | News story

II Congreso Latinoamericano de Parques: 2008-2018 será la década de las Áreas Marinas Protegidas

Bariloche, Argentina, octubre, 2007- Los más de 2200 participantes al II Congreso Latinoamericano de Parques declararon el período 2008 - 2018 como la Década de las Áreas Marinas Protegidas, tiempo durante el cual se debe priorizar en Latinoamérica la creación de redes nacionales y regionales de áreas marinas protegidas y la gestión integrada de los océanos para cumplir con los compromisos de alcanzar las metas del 2012 y 2015.

Durante el Congreso se declaró que "es prioritario incrementar durante este decenio el número y la superficie de las áreas marinas protegidas en la región, tanto en las Zonas Costeras como en Alta Mar, que contribuyan a la conservación de la biodiversidad y procesos marinos, a su manejo integrado y al mantenimiento de las pesquerías sostenibles."

Sin embargo, a pesar de los importantes avances en nuestros países será imposible cumplir los compromisos internacionales que hemos adquirido de lograr al 2012 establecer redes representativas nacionales y regionales de áreas marinas protegidas (AMP).

La actual cobertura en Latinoamérica es menor al 0.5% de nuestras zonas económicas exclusivas. La mayoría de las áreas existentes son pequeñas y costeras, y casi no hay sitios de preservación estricta. Por eso, a la amplia gama de participantes al congreso, de representantes de gobiernos nacionales y locales y de hasta representantes de pueblos indígenas y de comunidades locales, les "preocupa el atraso en la cobertura de áreas marinas protegidas de la región."

El mar, por su naturaleza dinámica y unitaria, nos exige pensar en mantener la conectividad entre las áreas protegidas. Sin embargo los actuales esfuerzos por establecer redes nacionales y regionales son aún insuficientes. Persiste el desafío de articular redes funcionales y resilientes que sustenten nuestros recursos de biodiversidad y generen beneficios para nuestras sociedades. Nuestras AMP son todavía pequeñas islas en medio de un inmenso océano indisoluble.

Nuestras costas y recursos pesqueros están deteriorados, y a pesar de que las áreas protegidas son un elemento vital para conservarlos y sostenerlos, éstas todavía no están plenamente incluidas en los procesos de gestión costera y administración pesquera. Las experiencias de asignación de áreas de manejo a pescadores muestran que éstas generan apropiación y responsabilidad en la gestión de los recursos pesqueros y la conservación marina.

Por todo lo anterior es urgente concentrar esfuerzos en la conservación del mar. Los próximos años serán cruciales para el futuro de nuestra región y por tanto 2008-2018 será la "Década de las Áreas Marinas Protegidas". En estos años deberemos ampliar la cobertura de AMP y priorizar el establecimiento de redes nacionales y regionales que en conjunto generen beneficios ambientales, sociales y económicos para nuestra región y el mundo.

De manera similar, hay que integrar a las AMP en las políticas nacionales de nuestros países, así como priorizar la investigación científica, ecológica, social y económica para apoyar la toma de decisiones, e impulsar modalidades innovadoras de gestión que incluyan diversas formas de gobernanza como las áreas de conservación comunitarias, áreas asignadas a las organizaciones de pescadores, el uso de instrumentos voluntarios como los códigos de conducta y los procesos de certificación de las actividades productivas.

Será medular integrar las AMP como una herramienta clave en los planes nacionales y regionales de gestión costera, ordenamiento pesquero y conservación marina, y habrá que identificar y establecer áreas protegidas oceánicas para la conservación de recursos pesqueros y especies amenazadas, para lo cual deberemos trabajar conjuntamente los Estados y pescadores industriales aprovechando los tratados internacionales y regionales existentes.

No menos importante será involucrar a las nuevas y futuras generaciones en la conservación marina, enseñarles desde muy jóvenes a integrar al mar en su pensamiento.

Existe un enorme desafío por delante, el cual sólo podremos enfrentar si trabajamos juntos en forma creativa e innovadora. Hay mucho qué hacer y poco tiempo. La vida nació en el océano, dependemos de él para subsistir y prosperar. Es el tiempo del mar, es la década de las áreas marinas protegidas.

Más información
UICN - Unión Mundial para la Naturaleza
Imene Meliane, Oficial del Programa Marino Global, uc.mesoamerica@iucn.org
Segundo Coello-Coordinador de CMAP-Marino para el Pacifico SE, samerica@sur.iucn.org