Género, alternativas productivas y soberanía alimentaria: herramientas para el cambio y la disminución de la cacería comercial en Yasuní

11 November 2010 | News story

Conozca los avances del proyecto Disminución de Comercio Ilegal de Fauna Silvestre en la Reserva de Biosfera Yasuní, Ecuador.

La Reserva de la Biosfera Yasuní (RBY) en Ecuador, es considerada como una de las zonas con mayor biodiversidad del planeta. Resguarda a la ecoregión del bosque húmedo tropical del Napo y alberga las cabeceras de numerosos ríos de la cuenca alta amazónica. Asimismo, la cultura de los diversos pueblos indígenas que habitan el Yasuní forma parte del patrimonio cultural tangible e intangible del área.

Sin embargo, como en la mayor parte de las áreas de conservación y uso sostenible en la región, la RBY enfrenta la presión sobre su biodiversidad, debido a factores como: la aplicación de una agresiva política de extracción petrolera, la existencia de incentivos económicos y sociales que fomentan la destrucción de los ecosistemas amazónicos, el crecimiento demográfico y urbano desordenado, y en general una débil organización social e institucional para afrontar esta aguda problemática. Simultáneamente, existe una serie de necesidades insatisfechas por parte de las poblaciones locales, las cuales se compensan a través de una presión directa sobre los recursos naturales de la Reserva.

Extracción ilegal de fauna silvestre
Una amenaza adicional para la vida silvestre es la comercialización de la denominada “carne de monte”. En Ecuador, la legislación prohíbe la comercialización de la vida silvestre, a la vez que reconoce los derechos de los habitantes rurales para realizar cacería de subsistencia. No obstante, existe una masiva extracción de fauna, con fines comerciales, proveniente del Parque Nacional Yasuní.

En la RBY, la mayor parte de la extracción ilegal de fauna silvestre suple a mercados externos a las comunidades. En el caso de la carne silvestre, ésta se destina a crecientes mercados en ciudades amazónicas a través de un mercado principal donde se comercializa un monto de hasta 10 toneladas de carne silvestre al año (WCS, 2007). Como es característico, los cazadores indígenas son los que menos dinero obtienen de la cadena comercial, mientras que los dueños de comedores típicos pueden obtener hasta cinco veces más del precio que recibe el cazador (WCS, 2007).

La comercialización de mamíferos grandes ha provocado que sus poblaciones desaparezcan o estén en peligro de extinción tanto fuera como en los bordes de las áreas de conservación y uso sostenible. Este gradual “desangre”, va paulatinamente degradando la calidad e integridad de estas áreas con consecuencias impredecibles para el futuro social y ecológico de las reservas.

Otro de los graves impactos de la extracción insostenible tiene que ver con la afectación de la seguridad alimentaria de las poblaciones indígenas y locales, ya que venden su principal fuente de proteína. A largo plazo se afectan las oportunidades futuras de vivir de manera sustentable dentro o alrededor de las reservas.

¿A qué le apuesta el proyecto con relación a las comunidades que extraen carne de monte?

Los implementadores del proyecto “Disminución de la extracción ilegal en Yasuní -UICN, TRAFFIC, Fundación Natura y el Grupo Randi Randi-, priorizaron el trabajo con la nacionalidad Waorani, que cuenta con un territorio de aproximadamente 800.000 ha, reconocidas legalmente por el Gobierno del Ecuador.

Luego de una primera etapa de creación de confianza y de generación de una visión compartida, la Asociación de Mujeres Waorani del Ecuador (AMWAE ) ha liderado el proceso en el territorio waorani, con el apoyo técnico de la Fundación Natura y de UICN/ TRAFFIC.

Los socios del proyecto consideran vital el involucramiento de las mujeres desde el inicio del proyecto, debido a: 1) el rol estratégico que tienen en el uso sostenible de la biodiversidad amazónica y en la gestión territorial; 2) el valor de sus conocimientos y prácticas tradicionales; 3) la apuesta política per se que implica el empoderamiento de las mujeres en la Amazonía; 4) la perspectiva estratégica de soberanía alimentaria que caracteriza a la problemática; 5) la clara resistencia que tenían a la comercialización de carne de monte en los mercados locales debido a una legítima preocupación por el futuro de su territorio.

Hasta el momento, el proyecto trabaja con nueve comunidades estratégicamente seleccionadas en dos zonas de la RBY, que aglutinan a más de setenta familias waorani, con un impacto en un área aproximada de 200.000 ha de Bosque Húmedo Tropical.

En la zona de intervención sur, con acompañamiento del proyecto, la AMWAE ha logrado insertar diálogos y procesos de capacitación comunitaria permanente sobre gobernanza, gestión territorial, bases para el establecimiento de normas y reglamentos para la cacería, y otros temas estratégicos. Esto se realiza luego de la implementación de actividades productivas sostenibles, como la siembra del cacao fino de aroma, especie que forma parte de la biodiversidad nativa del país y con gran potencial de exportación.

En la zona sur del proyecto ya se ha firmado un acuerdo con la AMWAE y la Fundación Natura, en el cual se comprometen a no comercializar fauna silvestre, y más bien a trabajar para asegurar que sus familias sean bien alimentadas y su territorio sea protegido y manejado sosteniblemente. El siguiente paso del componente productivo del proyecto será empezar con los estudios ecológicos de las poblaciones la palma ungurahua, que produce un aceite apreciado por el sector cosmetológico y que podría generar ingresos adicionales a las comunidades.

Todavía queda un largo camino por delante, pero la aplicación de enfoques novedosos y las bases para un trabajo participativo con una visión de cambio, han sido establecidas.

Proyecto Implementado por: UICN/TRAFFIC, en consorcio con Fundación Natura y Corporación Grupo Randi Randi, en alianza con las Direcciones Provinciales del Ministerio del Ambiente de Orellana y Pastaza, la Asociación de Mujeres Waorani del Ecuador (AMWAE).

Financia: Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo

Más información: ana.puyol@traffic.sur.iucn.org