Agua sin fronteras

14 March 2012 | News story

 La gestión transfronteriza del agua favorece no solo la seguridad del agua sino que también promueve el diálogo, la paz y la cooperación –incluso en las regiones geopolíticamente inestables, señala la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza).

 El proyecto “Construyendo Diálogos y Buena Gobernanza del Agua en los Ríos” (BRIDGE, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo mejorar la gestión del agua en nueve cuencas transfronterizas en Mesoamérica, América del Sur y en la región del Mekong, en Asia.

En el mundo existen alrededor de 214 cuencas hidrográficas compartidas por dos o más Estados, albergando aproximadamente al 40% de la población del mundo. La región mesoamericana no es la excepción, de ahí que el proyecto BRIDGE ha seleccionado tres cuencas compartidas: Coatán (entre México y Guatemala), Goascorán (entre El Salvador y Honduras) y Sixaola (entre Costa Rica y Panamá).

"La reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la conservación de la biodiversidad dependen de la gestión sostenible del agua", afirma Mark Smith, Director del Programa Mundial de Agua de la UICN. "Los países que comparten las aguas en las cuencas transfronterizas deben cooperar. Tal como lo ha demostrado el proyecto, el intercambio de información o el hecho de que las comunidades resuelvan juntas los problemas locales relacionados con el agua, ayuda a construir avenidas de entendimiento. También puede generar beneficios que van más allá de la gestión del agua".

El trabajo desarrollado por el proyecto en estas cuencas mesoamericanas demuestra cómo el recurso hídrico es una plataforma para el diálogo y cooperación entre los Estados; involucrando actores de todos los niveles, desde el local hasta el nacional. Por ejemplo, en la cuenca del río Coatán se están creando comités de microcuenca para promover la gobernanza local y gestión integral de dicho recurso.

El Grupo Gestor Binacional de la cuenca del río Goascorán está trabajando en su consolidación y en generar enlaces con autoridades nacionales para mejorar el manejo de un recurso estratégico para El Salvador y Honduras. Y en la cuenca del río Sixaola compartida por Costa Rica y Panamá se está consolidando una estructura binacional que involucra actores desde el nivel local hasta el nacional, amparada por un convenio binacional de cooperación transfronteriza.

Como bien lo indica Alejandro Iza, Director del Centro de Derecho Ambiental de la UICN, “los ríos a menudo establecen los límites entre países y culturas, suscitando temores en torno a los conflictos por el agua. Sin embargo, la diplomacia y la gestión racional de los recursos son una fuente de paz y cooperación. Para mejorar la seguridad hídrica y proteger la naturaleza, se requiere una mayor colaboración entre los países que comparten aguas”.

La gestión de aguas transfronterizas se abordará con más detalle en el Congreso Mundial de la Naturaleza de la UICN en Jeju, República de Corea, del 6 al 15 de setiembre de 2012.

Para mayor información sobre el proyecto puede escribir a nazareth.porras@iucn.org