Datos en América del Sur

Descubra datos sorprendentes sobre la riqueza natural de América del Sur, y las buenas y malas noticias acerca de su conservación.

¿Sabía usted que?
  • Seis de los 17 países denominados megadiversos, se encuentran en América del Sur: Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Venezuela.
  • La Cuenca Amazónica, que se extiende a lo largo de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana Francesa, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, contiene la mayor reserva de bosques tropicales del mundo.
  • Brasil tiene 225 pueblos indígenas, de los cuales 170 viven en la Amazonía.
  • América del Sur tiene casi el 26% de fuentes renovables de agua en el mundo
  • Las cuencas del Amazonas, Paraná-Plata y Orinoco juntas, proveen al Océano Atlántico más del 30% del agua renovable del mundo.
  • América del Sur contiene más del 40% de las especies de plantas y animales del mundo, en un área menor al 15% de la superficie de la tierra.  
  • La Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Sudamericana (IIRSA) es un plan de desarrollo que busca vincular las economías de América del Sur, a través de proyectos de transporte, energía y telecomunicaciones.
  • La Patagonia Argentina tiene uno de los potenciales de energía eólica más altos del planeta.
  • En América del Sur existen 20 sitios naturales y 2 sitios mixtos de Patrimonio.
  • El 2% de la superficie marina de América del Sur está cubierta por áreas protegidas.
  • El Gran Chaco – este de Bolivia y Paraguay, norte de Argentina y una porción de Brasil (estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul)- es una de las últimas fronteras agrícolas de América del Sur..
  • Perú es el país que contiene la mayor reserva de glaciares tropicales.
  • América del Sur es el hogar de la cascada más alta del mundo, el salto El Ángel en Venezuela; el río más grande (por volumen de agua), el Amazonas;  la cordillera más larga, los Andes; el lugar más seco de la Tierra, el desierto de Atacama.

 

Las malas noticias
  • Las mayores pérdidas de bosques de la Tierra tienen lugar en países en desarrollo, particularmente en América del Sur.
  • Hasta el 40 por ciento de la selva amazónica se perderá si el aumento de la temperatura media en la Tierra se limita a 2C, que la mayoría de climatólogos considera como el punto máximo a esperarse para el año 2050.
  • En los últimos diez años, Brasil ha perdido un promedio de 2,6 millones de hectáreas de bosques por año.
  • Entre 2000 y 2010, América del Sur perdió cerca de 4 millones de hectáreas de bosques debido a la deforestación.
  • El retroceso continuo de los glaciares de los Andes amenaza el suministro de agua de 30 millones de personas.
  • Los glaciares de los Andes tropicales de Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia han disminuido su área en cantidades similares a aquellas provocadas por durante el fin de la Pequeña Edad de Hielo.

 

Las buenas noticias
  • Una nueva especie de sapo arlequín fue descubierta recientemente  en el  Chocó colombiano. Esta especie es una de las más vulnerables del grupo de anfibios. Sólo un puñado de más de 120 especies de ranas tiene poblaciones sanas.
  • La Agencia Coralina, recibió el Premio a la Biodiversidad Cuenta Atrás 2010, por sus esfuerzos para establecer el Área Protegida Marina Seaflower en el Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, Colombia. Nominado para convertirse en Patrimonio Mundial, el parque cubre  más de 200 mil hectáreas de corales, manglares y pastos marinos.
  • El Parque Nacional Galápagos ha implementado un plan para restaurar los ecosistemas alterados de varias  islas del archipiélago, mediante la eliminación de roedores introducidos. Este ambicioso plan se desarrolla por primera vez en Sudamérica.
  • En 2008, el Gobierno de Brasil anunció un plan para ampliar la red de áreas protegidas del país a través de parques, reservas naturales y santuarios de vida silvestre, que cubrirá alrededor de 600.000 mil km2 de la Amazonía para 2016.  El Gobierno anunció también la creación de un fondo de USD 21 billones, para financiar que prevengan la deforestación y apoyen la conservación y el desarrollo sostenible de la región Amazónica.
  • Los pueblos indígenas de la Amazonía y los Andes utilizan su conocimiento tradicional para adaptarse al cambio climático.