Bosques y biodiversidad

Biodiversidad en los bosques de América del Sur

América del Sur alberga alrededor del 20% de los bosques del mundo. En la región se encuentra el mayor bloque continuo de bosque tropical del mundo, la cuenca del río Amazonas, que ocupa una superficie de más de 5 millones de kilómetros cuadrados, equivalente a casi la tercera parte de todo el territorio suramericano.

La región alberga tres sitios reconocidos mundialmente por la alta biodiversidad asociada a los bosques:

Mata Atlántica
En la actualidad queda menos de un 10% del bosque original. Alberga 8.000 especies endémicas. Se ubica en la costa atlántica de Brasil, al este de Paraguay, en la provincia de Misiones en Argentina y una franja angosta en la costa de Uruguay. Las plantaciones de caña de azúcar y café, así como la expansión de las ciudades de Rio de Janeiro y Sao Paulo son las principales amenazas para su conservación. Contiene una mezcla extremadamente diversa y única de tipos de bosque.

Bosques lluvias de invierno – Valdivia, Chile
Es una isla virtual, rodeada por el Océano Pacífico, la Cordillera de los Andes al este y el Desierto de Atacama al norte, que alberga una rica flora y fauna endémica sobresaliendo el árbol de Araucaria. Comprende alrededor del 40% del territorio continental chileno en la región centro-norte, así como el borde oeste de Argentina. Las represas hidroeléctricas y el desarrollo de las áreas costeras han contribuido a su destrucción. Se caracteriza por un régimen de lluvias de invierno, sobresalen los bosques de Nothofagus.

Bosques Tumbes – Chocó – Magdalénico

Comprende desde los bosques del Darién en Panamá, hasta la región del Chocó en el oeste colombiano y el bosque húmedo a lo largo de la costa del Ecuador hasta el bosque seco tumbesino en el extremo norte del Perú, así como las islas Galápagos (Ecuador) y Malpelo (Colombia). Contiene diversos tipos de bosque. Diseminados en las planicies costeras, se encuentran pequeños sistemas montañosos que han propiciado “islas” de endemismo.

Mayor información: http://biodiversityhotspots.org/

 

Entre 2000 y 2005 todos los países de América del Sur registraron una pérdida neta en la superficie forestal, excepto Chile y Uruguay, que presentaron tendencias positivas debido a programas de plantación industrial a gran escala (FAO, 2009). A pesar de que Brasil, Colombia, Ecuador y Perú se sitúan entre los países del mundo con más biodiversidad y que la ladera oriental de los Andes es el área biológicamente más diversa del mundo, la pérdida de biodiversidad asociada a la pérdida de bosque en la región es alta.

Por otro lado, de acuerdo a la evaluación de las especies de árboles realizada por UICN en la región, utilizando las categorías de la Lista Roja de Especies Amenazadas (2009), de un total de 1.809 especies de árboles, 1.308 especies (72,3%) se encuentran amenazadas.

Según la FAO (2009), es poco probable que el ritmo de deforestación en la región disminuya en el futuro cercano. Entre 1990 y 2000, casi la mitad de la deforestación en América Latina, estuvo asociada al cambio de uso del suelo para agricultura permanente en gran escala. (que incluye ganadería y plantaciones industriales de árboles). Actualmente, los elevados precios de los alimentos y los cultivos derivados de la producción de biocombustibles, favorecen la deforestación. Además, estos cambios en el uso del suelo traen consigo fragmentación de hábitats y pérdida de biodiversidad, lo que aumenta el riesgo de que la tasa de extinción de especies se eleve. Se espera que las actividades para la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques (REDD) contribuyan a frenar este proceso y, por consiguiente, a disminuir la pérdida de la biodiversidad asociada a los ecosistemas boscosos de la región.