CMNUCC

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, actividades forestales y uso del suelo (CMNUCC)

La  CMNUCC, ofrece una estructura para canalizar los esfuerzos intergubernamentales dirigidos a resolver el desafío del cambio climático. Entró en vigencia en marzo de 1994. Como complemento, en 1997 los gobiernos acordaron incorporar el Protocolo de Kyoto (PK), que entró en vigor en febrero de 2005.

El PK marca objetivos individuales y jurídicamente vinculantes, para los países Anexo I (países desarrollados), que apuntan a la reducción de sus emisiones de GEI. Estas deben sumar un recorte total de al menos un 5% con respecto a los niveles de 1990, en el período de compromiso de 2008-2012.

El PK permite a los países Anexo I alcanzar sus metas de reducción de emisiones de GEI a través de distintos mecanismos. El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) es el único que considera la participación de los países en desarrollo, a través de dos tipos de proyectos:
1. Proyectos de Forestación/Reforestación (F/R); solamente pueden compensar el 1% de las emisiones que deben reducir con actividades F/R.
2. Proyectos de Reducción de Emisiones (RE); incluyen generación de energía de fuentes renovables, eficiencia energética, etc.

Los proyectos MDL forestales o proyectos F/R tienen como finalidad capturar el CO2 de la atmósfera mediante la plantación o siembra de árboles. Estos son regulados por la decisión “Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura” (Decisión 11/COP 7), aprobada durante la Conferencia de las Partes realizada en el año 2001 en Marrackech (COP 7). Cabe mencionar que esta decisión dejó por fuera la deforestación evitada como alternativa para la reducción de emisiones. No obstante, la idea de que los países deben reducir la deforestación y que la reducción de emisiones demostrada puede ser transada en el mercado internacional, surgió del debate sostenido entre la aprobación del PK y los acuerdos de Marrakech.

Los proyectos MDL forestales han sido muy poco desarrollados. Entre sus principales debilidades sobresalen los altos costos de la elaboración de estudios de factibilidad y diseño, la complejidad de las metodologías de diseño y monitoreo y el hecho de que la venta de los Certificados de Reducción de Emisiones (CERs, por sus siglas en inglés) no financia un MDL, sino que únicamente representa un aporte adicional al flujo de caja del proyecto.
 

El PK permite a los países Anexo I alcanzar sus metas de reducción de emisiones de GEI a través de distintos mecanismos. El Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) es el único que considera la participación de los países en desarrollo, a través de dos tipos de proyectos:
1. Proyectos de Forestación/Reforestación (F/R); solamente pueden compensar el 1% de las emisiones que deben reducir con actividades F/R.
2. Proyectos de Reducción de Emisiones (RE); incluyen generación de energía de fuentes renovables, eficiencia energética, etc.
 

Los proyectos MDL forestales o proyectos F/R tienen como finalidad capturar el CO2 de la atmósfera mediante la plantación o siembra de árboles. Estos son regulados por la decisión “Uso de la tierra, cambio de uso de la tierra y silvicultura” (Decisión 11/COP 7), aprobada durante la Conferencia de las Partes realizada en el año 2001 en Marrackech (COP 7). Cabe mencionar que esta decisión dejó por fuera la deforestación evitada como alternativa para la reducción de emisiones. No obstante, la idea de que los países deben reducir la deforestación y que la reducción de emisiones demostrada puede ser transada en el mercado internacional, surgió del debate sostenido entre la aprobación del PK y los acuerdos de Marrakech.

Los proyectos MDL forestales han sido muy poco desarrollados. Entre sus principales debilidades sobresalen los altos costos de la elaboración de estudios de factibilidad y diseño, la complejidad de las metodologías de diseño y monitoreo y el hecho de que la venta de los Certificados de Reducción de Emisiones (CERs, por sus siglas en inglés) no financia un MDL, sino que únicamente representa un aporte adicional al flujo de caja del proyecto.


El mercado voluntario de carbono

Paralelo al mercado establecido por el Protocolo de Kyoto, funciona el mercado voluntario de carbono, el cual se ha consolidado en respuesta a la demanda, mientras la comunidad internacional define un marco político efectivo para abordar el tema del cambio climático.

Según el informe State of the Forest Carbon Markets 2009 (Hamilton et. al., 2010), durante 2008 se comercializaron 37,1 millones de dólares americanos en el mercado de carbono forestal, de los cuales 36,8 millones se comercializaron en el mercado voluntario.

El mercado voluntario ha sido el escenario para desarrollar actividades piloto forestales y de uso del suelo, así como para ensayar nuevas tecnologías y metodologías. En el marco del mercado voluntario se han financiado proyectos de deforestación evitada, inclusive antes de 1990.

Para mayor información sobre el mercado voluntario de carbono, visite:http://www.ecosystemmarketplace.com/pages/dynamic/resources.library.page.php?page_id=7585&section=carbon_market&eod=1