UICN lanza iniciativa para el uso sostenible de los peces en la Cuenca del Plata

10 March 2008 | News story

  Arturo Mora estuvo en el país para lanzar una iniciativa integral enfocada a los peces y a las comunidades pesqueras, entre Guyrá Paraguay y PROTEGER, Argentina.

 

Santa Fe, 6 marzo de 2008.- Arturo Mora trabaja en la oficina regional de la UICN para América del Sur (UICN Sur), en Quito, Ecuador. Es el referente sudamericano de la Lista Roja de UICN sobre especies amenazadas y de la iniciativa "Cuenta Atrás 2010" para disminuir la pérdida de biodiversidad a nivel mundial. Estuvo en esta ciudad para trabajar con la Fundación Proteger y con Guyrá Paraguay, organizaciones miembro de la red ambientalista mundial, con el fin de diagramar acciones tendientes a la protección de los peces de los ríos de la región.

El especialista mantuvo también reuniones en Buenos Aires con altos funcionarios a nivel nacional, como en el caso de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, e hizo lo propio con autoridades ambientales de las provincias de Santa Fe y Chaco. También visitó comunidades ribereñas en Reconquista, donde además fue recibido por el gobierno municipal, y en Puerto Antequera, Chaco.

"Fueron reuniones de coordinación para comenzar este trabajo conjunto que estamos impulsando con respecto a la conservación y al uso sostenible de especies de peces en la Cuenca del Plata", explicó Mora.

Mora precisó que "la UICN es la red mundial más grande trabajando por la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad. Tenemos sede central en Suiza, varias oficinas regionales y más de 800 miembros en 181 países trabajando por este mismo ideal. Fundación Proteger, con sede en Santa Fe, es uno de nuestros miembros, y la Fundación Guyra, de Asunción del Paraguay, también. Con ellos dos estamos trabajando en esta iniciativa binacional con apoyo de la Unión Mundial".

Cuenca del Plata y biodiversidad

Mora resaltó que "hay mucho interés en diversas organizaciones en la Cuenca del Plata, una de las más grandes del mundo y con una alta diversidad de peces y, al mismo tiempo, por ver qué pasa con la gente y cómo esas especies pueden también apoyar procesos para reducir o evitar la pobreza".

La oficina regional de UICN para Sudamérica advierte que "la biodiversidad de agua dulce en la Cuenca del Plata se encuentra presionada debido a cuestiones tales como la sobreexplotación de los recursos pesqueros, la fragmentación de ecosistemas naturales ribereños y la agricultura intensiva que produce contaminación, entre otros factores que atentan no solamente contra las poblaciones de peces existentes, sino contra las comunidades locales que se alimentan de o comercializan estas especies".

Este proyecto de uso sostenible de peces de la Cuenca del Plata pretende, dijo, "validar información y ver cuál es la que se puede sustentar para la Argentina y Paraguay, siempre pensando en aplicarla para mejorar los medios de vida de las poblaciones locales", especificó.

"A nivel mundial -añadió Mora, tenemos un proyecto enorme sobre biodiversidad de agua dulce, que abarca desde plantas hasta peces e invertebrados. Ahora contamos con algunos recursos para empezar algo en relación con los peces de agua dulce y ver cómo la desaparición de algunas especies podría afectar -o ya lo está haciendo, a las comunidades ribereñas".

Lista Roja y Cuenta Atrás 2010

Respecto a Cuenta Atrás 2010 (CA2010) –Mora dijo que "es un nuevo compromiso mundial que gobiernos y ONGs nacionales e internacionales han asumido para contribuir activamente a detener la pérdida de biodiversidad, fijándose metas e indicadores de éxito para el año 2010".

"CA2010 cuenta al momento con más de 150 socios, incluidos gobiernos nacionales y locales, ONG y empresas privadas. Entre los países sudamericanos se encuentran Colombia, Brasil, Perú, Ecuador y Argentina, que firmó su adhesión en el Congreso Latinoamericano de Parques Nacionales y Otras Áreas Protegidas, en Bariloche 2007".

Mora señaló que, "a nivel internacional, tenemos una metodología conocida como la Lista Roja de la UICN, para categorizar si una especie se encuentra o no amenazada de extinción. Básicamente, lo que se busca, primero, es recolectar la información que se tenga, que puede estar en universidades, organizaciones no gubernamentales, tenerla las mismas autoridades o los técnicos de organismos estatales, y trabajar con esos datos para ver cómo es el estado de conservación en general, en este caso, de los peces".

"¿Por qué estas evaluaciones? Porque van a generar un insumo técnico lo más científico posible, con la información que se tenga, para ayudar a las personas que toman las decisiones a mejorarlas en cuanto a políticas, pero, también, a las comunidades locales para saber cuáles son los usos o prácticas que se deban desarrollar".

Crear puentes entre los distintos actores

La UICN se caracteriza por promover la articulación entre las comunidades, los organismos estatales y las organizaciones no gubernamentales, con el fin de "generar instrumentos que pueden ser legales, económicos o políticos para mejorar el uso de estas especies que estén en riesgo de extinción".

Mora recalcó que "la UICN no es un elemento vinculante como una convención; es, más bien, una fuente de información lo más técnica que se pueda, lo más científica que se pueda respecto de lo que indica un estado de amenaza, y eso determina si una especie debe ser incluida o no en alguna convención internacional".

"Hay especies que pueden no estar amenazadas a nivel mundial y entonces no las podemos incluir en la Lista Roja, pero aunque el rango de distribución sea grande sí pueden estar en riesgo en algún país o región y esto es muy importante de conocer, para tratar de revertir la situación. En ese sentido, la UICN puede ser muy influyente tanto a nivel nacional como internacional, porque tiene un gran reconocimiento y porque además reúne el archivo más confiable de las especies que se encuentran amenazadas a nivel mundial".

Fuentes: Laura Osti. Diario El Litoral, Santa Fe. Prensa Proteger.