Actores discuten la viabilidad del Certificado de Origen

17 May 2008 | News story

Alrededor de 25 personas del sector privado y la academia identificaron ideas, posiciones y opciones para la implementación del sistema de certificados de origen. El informe de la reunión está disponible en el sitio web de UICN-Sur.

Hace varios años se debate a escala nacional e internacional, cómo implementar los principios y las reglas de acceso a recursos genéticos y distribución de beneficios (ADB).  En respuesta a esto, varias regiones y países empezaron procesos normativos  para desarrollar reglas jurídicas sobre ADB.

Un elemento importante de estos procesos políticos y normativos en materia de ADB  ha sido la aparición y evolución de la idea del certificado de origen, legal procedencia o cumplimiento, como instrumento que permita legitimar el acceso a los recursos genéticos, promover que se compartan los beneficios de manera justa y equitativa y contribuir al monitoreo de los recursos.  El objetivo detrás de esto es que todos los países, usuarios y proveedores, adopten medidas para promover el cumplimiento de los objetivos del CDB.

La idea resulta atractiva; sin embargo, su implementación es compleja. Así lo han planteado investigadores y representantes del sector privado, quienes cuestionan la diversidad de definiciones, el contenido y el ámbito del certificado. Representantes de estos dos grupos de actores, reunidos en Quito del 8 al 9 de mayo pasados, analizaron la viabilidad técnica de este instrumento y plantearon, entre otras, las necesidades de:

  1. Acordar algunos conceptos comunes, sobre la definición de palabras como “recurso genético”  o “producto derivado”. Además, precisar la terminología del certificado: de origen, uso, procedencia legal, fuente, cumplimiento.
  2. Legislaciones nacionales claras y eficientes en materia de ADB, pues sin ellas no es posible desarrollar e implementar un sistema internacional de ADB  o un certificado de origen internacionalmente aceptado, que sea efectivo y eficiente. Es claro que el certificado debe ser complementario a las legislaciones y no suplir sus vacíos.
  3. Capacitación a diferentes niveles (oficinas de patentes, universidades, agentes de patentes, compañías).


El taller “Consulta sobre la Viabilidad Técnica del Certificado de Origen/Legal Procedencia/Cumplimiento”, contó con la participación 25 personas del sector privado y la academia de Panamá, Perú, Bolivia, Colombia, Brasil, Costa Rica y Ecuador.  

Rosa Guamán fue una de las participantes del taller. Ella representó a Jambi Kiwa, una empresa que nació de la asociación de productores de plantas medicinales, que ofrece al mundo más de 50 especies de plantas en diferentes presentaciones: frescas, deshidratadas, picadas, granuladas, en polvo, y como producto terminado (ej: infusiones aromáticas y cosméticos). De acuerdo con su experiencia, muchos de sus compañeros ignoran los temas de propiedad intelectual y de acceso y distribución de beneficios. Sin embargo, asegura que están deseosos de aprender y participar en estas discusiones.

“Cuando comencé con la asociación, pensé que se trataba de secar plantas y venderlas, pero en el camino he tenido que aprender muchas cosas importantes como la necesidad de proteger nuestros saberes ancestrales”, afirma.“Nosotros no conocemos estos temas y menos aún su reglamentación. Pero, estamos conscientes del valor del conocimiento que tenemos y de que nuestras comunidades nunca han recibido nada a cambio”, asevera.

Los resultados del taller, organizado por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA) y la Oficina Regional para América del Sur de la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN),
serán presentados en la COP9 del CDB, en Alemania, la próxima semana.

Un informe detallado está disponible también, en español en el sitio web de UICN-Sur próximamente.  La versión en inglés estará próximamente disponible.

Contacto: manuela.gonzalez@sur.iucn.org