La UICN-Med, mejorando la cooperación con consejeros y comisiones

19 March 2009 | News story

El Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN en Málaga acogió, durante los pasados días 28 y 29 de enero, una reunión cuyo objetivo era “mejorar la cooperación de la UICN-Med con los consejeros y comisiones”. El encuentro, que tuvo lugar en el Centro Cívico de Málaga, fue inaugurado por la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo.

En su discurso inaugural la consejera aseguró que el gobierno andaluz comparte con la UICN “similares inquietudes y problemas ambientales en el marco mediterráneo”. Además destacó la lucha contra el cambio climático, la protección de la flora y fauna, la conservación de hábitats o la lucha contra los incendios como algunos de los objetivos comunes de sus actuaciones. Cinta Castillo aprovechó dicho encuentro para presentar el libro “Mosaico Mediterráneo”, elaborado por expertos de la UICN, que trata de la gran biodiversidad del Mediterráneo y repasa las mayores amenazas medioambientales, tales como la desertificación, los incendios, la sobreexplotación pesquera o la falta de recursos hídricos.

El encuentro contó con la participación de una veintena de miembros expertos y profesionales de la UICN que debatieron sobre las diferentes resoluciones aplicables a las distintas temáticas al igual que sobre las formas más apropiadas para su puesta en marcha.

También, se presentó un sistema de seguimiento que permite asegurar una mejor participación y transparencia dentro del proceso de implementación de resoluciones y se analizaron y debatieron posibles mejoras a la hora de trabajar con comisiones, miembros, consejeros, al igual que con comités nacionales y regionales.

Durante la reunión se planteó el papel que jugará la UICN-Med en la puesta en marcha de las resoluciones con propuestas tales como: la organización de un foro regional sobre océanos, costas e islas; la promoción de nuevas herramientas para facilitar la designación y gestión de las áreas marinas protegidas, y finalmente, la identificación de los sitios de relevancia del Mediterráneo, basados en los criterios promovidos por la Convención de Diversidad Biológica.

Por último, se abogó por la necesidad de trabajar de manera coordinada entre las Oficinas de Amán, Bruselas y Málaga con el fin de conseguir complementar los trabajos, sincronizar programas y resoluciones, entre otros objetivos.